La inflación está aquí: los restaurantes están subiendo los precios.  Y tú también deberías estar pensando en ello.

La inflación está aquí. Sube todo, materias primas, combustibles, el gas, la luz. Es matemática simple: la inflación conduce a costes más altos para los restaurantes, para bares, para hornos, lo que a su vez aumenta los precios para cubrir esos costes. No es sólo una cuestión de la venta al minorista, los restaurantes están subiendo los precios, estamos ante un fenómeno que afecta a toda la cadena alimentaria.

Menos intuitiva puede parecerte la conexión entre el aumento de los precios del menú y los ingresos que generan los restaurantes. Puedes estar pensando que los precios más altos asustarán a la clientela. Pero algunos ejemplos de perfiles altos que facturan mucho nos pueden llevar a pensar lo contrario.

Ejemplos de éxito de restaurantes que están subiendo precios.

El primer ejemplo es McDonald’s. La cadena de restaurantes más grande del mundo aumentó sus precios en EE. UU. en casi un 8 % en el primer trimestre de 2022, todo ello tras haberlos aumentado un 6 % el año anterior, en 2021. Otro Mickey D’s (otra de las maneras por las que se conoce a McDonald’s en los Estados Unidos de América) también redujo el tamaño de sus porciones. Sin embargo, incluso cuando los precios de la gasolina probablemente limitan la capacidad de las personas para salir a cenar, sobre todo si acudes en coche al local o si en el caso de McDonald’s el cliente emplea el autoservicio, el gigante de la comida rápida vio un aumento del 13,6 % en las ventas.

Podrías argumentar, y no irías desencaminado, que ante el alza de los precios los restaurantes de comida rápida, más económicos que otros, se llevan el gato al agua cuando la inflación acecha a las familias y estas tienen que repartir el mismo dinero ante un mayor coste de vida. Pero hay decenas de miles de negocios que pueden competir con la famosa cadena de hamburguesas. Por otro lado, hay una parte de fieles a McDonald’s que siguen yendo semana tras semana a consumir a sus locales, y que no van a dejar de hacerlo aunque el menú o las hamburguesas suban de precio.

 No sólo es McDonald’s

Para comentar otro ejemplo de restaurantes que están subiendo los precios hablemos de Chipotle, una famosa cadena de comida mexicana y grill cuya historia es bastante similar. La subsidiaria de McDonald’s elevó los precios de su menú en un 4% para compensar un aumento del 13% en los costos de sus alimentos. Los datos evidencian que los clientes se encogieron de hombros y siguieron pidiendo, al ritmo de un aumento de ventas del 33%. Y estos aumentos no se limitan únicamente a los grandes QSR (Quick Service Restaurant) del mundo. Los restaurantes de servicio completo han visto un aumento de precio promedio del 6% año tras año.

 “No hay nada que podamos ver en el horizonte que diga que las cosas van a retroceder, que las cosas van a bajar”, dijo a los periodistas el director financiero de Chipotle, Jack Hartung. “Pero las cosas, al menos por el momento, se han estabilizado”.

Probablemente no estés operando a la escala de un McDonald’s o un Chipotle. Claramente, ojalá lo estés, enhorabuena, entendemos que no todos tenéis su rotación. Pero siempre que ofrezcas un valor que coincida con tus precios, es muy probable que tu clientela siga regresando.

los restaurantes están subiendo los precios.
Foto de Opollo Photography en Unsplash

Motivos por los que deberías aumentar los precios.

Una vez tenemos vistos ejemplos de restaurantes que están subiendo los precios vamos a ver sus causas. Los motivos para aumentar los precios van desde los más obvios hasta algunos que puede que no te hayas planteado. Seguro que se te ocurren muchos más, a mí, a bote pronto, se me ocurren 7. Vamos a verlos un poco por encima, sin entrar muy en profundidad:

  1. Repercutir los costes y salvaguardar tu beneficio. Es la razón más obvia, no eres una ONG y puedes evitar que el margen sea devorado por la inflación. Hasta cierto punto será razonable que asumas parte de la subida, pero no vas a poder con todo. Encima, el coste de la vida, de la tuya, también se encarece. ¿Vas a poder vivir con los mismos ingresos si todo está más caro?
  2. La salud financiera de tu negocio no debe pagar los platos rotos de la inflación. Empresas como Damm ya han reconocido el impacto de la inflación en sus cuentas y márgenes.
  3. Poner en valor tu trabajo y tus productos/ platos.  Vamos a hacer de abogado del diablo: en un entorno inflacionista que algo no sube puede transmitir dos sensaciones falsas pero peligrosas:
    • Los alimentos que elaboras han perdido valor.
    • Antaño tenías unos precios tan elevados que te puedes permitir absorber el impacto de la inflación.

¿Quieres ser el tipo que ganó clientela porque no subió los precios pero tuvo que cerrar?

  1. Tus trabajadores van a cobrar más. Asúmelo, antes o después la subida del coste de la vida se trasladará a los salarios. No querer verlo es no saber anticipar algo que llegará.
  2. Además, si no quieres tener que despedir o tener dificultades para contratar, y ya sabemos ahora mismo cómo está de complicado encontrar determinados perfiles a la hora de contratar, tendrás que anticiparte a la subida de los salarios y deberás tener cash para poder hacer frente a esta subida.
  3. La seguridad alimentaria. Menor calidad en el empleo, menor personal, menor calidad de los productos o menor seguridad, o todas juntas, se pueden traducir en un problema de seguridad alimentaria. Este problema puede ir desde un problema de reputación hasta un problema de retirada de producto, que ya sabemos que no es lo más recomendable para un negocio de este tipo. No descuides ni las tareas periódicas ni la formación.

Las organizaciones, las empresas, deben trabajar todos a una para tener la seguridad alimentaria bajo control.

  1. Calidad de la clientela. Puede que estés en un rango de precios medio – alto y que no quieras “bajar de categoría”. Además de los estándares de etiqueta, dificultad para obtener mesa, etc. hay un punto que siempre es una cuestión limitante: el precio. Si tus competidores por la parte de abajo suben precios y tú no, puede que sea interpretado por la clientela como una señal de debilidad.

2 comentarios en “La inflación está aquí: los restaurantes están subiendo los precios.  Y tú también deberías estar pensando en ello.”

  1. Muy buen articulo, pero comparar los precios de los alimentos de USA tiene su trampa, ya que es muuucho mas barata la comida rápida que comprar los ingredientes en un supermercado y hacerlo en tu casa. Puede que parte de esa subida del con sumo de McDonald’s y Chipotle sea por ese motivo.
    El resto, totalmente de acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Ir arriba

¿Quieres 10 € de descuento para cualquiera de nuestros cursos?

Suscríbete y te lo enviaremos para usar en tu próxima compra.