La información nutricional de los alimentos mostrada de forma gráfica ayuda al consumidor a tomar decisiones más saludables.

26 febrero 2016
Publicado por José Sendra Lillo
  • Según un estudio recientemente publicado, presentar en el etiquetado de los alimentos la información nutricional de forma gráfica podría tener beneficios para los consumidores. Este formato ayudaría al consumidor a calcular de forma rápida la información numérica de calorías y proporciones de hidratos de carbono, grasas, fibra, proteínas, sal, que contiene un determinado alimento.
La información nutricional de los alimentos mostrada de forma gráfica ayuda al consumidor a tomar decisiones más saludables.

Uno de los grandes retos a los que se enfrenta nuestra sociedad  contra es la gran epidemia que supone la obesidad y el sobrepeso. La gestión de la ingesta de ciertos nutrientes puede prevenir enfermedades como la obesidad, la diabetes y las enfermedades del corazón.

El estudio del que hoy os hablamos, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, se llevó a cabo con el objetivo de mejorar una investigación anterior en la que se utilizaba un sistema de etiquetado como un "semáforo". En la investigación previa los alimentos se designaban como verde, amarillo o rojo según el consumo de calorías. Sin embargo, el sistema no tuvo ningún efecto sobre las compras de los consumidores cuando varios nutrientes fueron codificados en color.

En EEUU, desde 2010 existe una ley que obliga a dar información calórica de los menús, de modo que las cadenas de restaurantes deben proporcionar información sobre las calorías en sus menús si es requerido por los consumidores. Sin embargo, Manabu Nakamura, profesor asociado de nutrición en la Universidad de Illinois, afirma que la mayoría de la gente, excepto quienes tienen problemas de salud o alergias a alimentos específicos no suelen pedir ver esta información, o no saben cómo utilizar la información proporcionada.

El equipo de Nakamura ideó dos experimentos utilizando una trama visual de 2 dimensiones que muestra los valores de fibra y proteína por caloría para cada elemento del menú. El gráfico también incluye un cuadro de información que indica las cantidades diarias recomendadas de estos nutrientes por caloría de alimentos.

A continuación, pidió a los participantes que recordaran la información nutricional del etiquetado en el que se mostraba la información para los alimentos, bien de forma gráfica o bien empleando la tabla de información nutricional como la que estamos acostumbrados a ver desde hace poco más de un año en España, a raíz de la entrada en vigor del Reglamento UE nº1169/2011. Los usuarios mostraron una precisión para recordar un 43% mayor cuando se les mostró la información gráficamente frente a la tabla numérica.

El segundo experimento fue un estudio de 12 semanas en el que participan los clientes que se colocan en la cola para pedir y pagar por su comida en los registros de cerca de la entrada de un café.

Aquí, la fibra, proteína, grasa saturada y sodio por valores de calorías de cada elemento de menú se representaron en el gráfico de dos dimensiones o numéricamente. Se aportó información sobre el control de peso, lo que limita las grasas saturadas y sodio, y se colocó el aumento de fibra y proteínas, que los clientes podían ver antes de pedir.

Los resultados mostraron que cuando la información nutricional se presenta al consumidor de forma gráfica, las calorías adquiridas de entrada disminuyeron en un 10% en comparación a cuando no se visualiza ninguna información, y disminuyeron en un 13% en comparación a cuando se proporcionó información de forma numérica.

Por el contrario, la representación gráfica vio que las calorías de los artículos secundarios comprados disminuyen un 43% en comparación a cuando se muestren etiquetas, y el 47% en comparación a cuando se muestra la tabla numérica.

La proteína por caloría aumentó en casi el 24% cuando el gráfico estaba presente en comparación con cuando no se proporcionó ninguna etiqueta de información nutricional, y un 20% a partir de la tabla numérica.

Según Nakamura "Este puede ser el primer estudio que muestra los cambios de compra en función de la visualización de la información de la nutrición". Los autores piensan que mirando las calorías de un alimento al elegir la comida los clientes no tenían suficiente información sobre otros nutrientes tenido fijarse al seleccionar una comida saludable.

"En términos de mantenimiento de peso, se pueden reducir las calorías, pero quizás es mejor aumentar la proteína por caloría y lo mismo con la fibra, fibra por aumento de calorías, dijo Nakamura. "Estas dos cosas tienen que ser mantenidas o que es una mala dieta que no se puede mantener."

La información nutricional de los alimentos mostrada de forma gráfica ayuda al consumidor a tomar decisiones más saludables.

Áreas futuras de estudio.

Los investigadores esperan que la gráfica se pueda utilizar para presentar la información nutricional en los restaurantes, tiendas de comestibles, y comedores, así como en los hogares para el análisis de las recetas.

Además, los futuros estudios sobre este método gráfico pueden ir más allá, profundizando en diversas poblaciones, estudiando los menús que ofrecen una mayor variedad en la oferta de fibra, y las combinaciones de más nutrientes.

Otra posibilidad es la creación de aplicaciones móviles con la gráfica que los consumidores puedan utilizar para trazar los nutrientes en los elementos de menú, ya que el orden durante las situaciones de tiempo limitado.

"Esperamos que este sistema puede ser entendida de forma rápida y puede proporcionar la información necesaria para tomar una decisión", dijo Nakamura.

Fuente: Nathan S. Pratta, Brenna D. Ellisonb, Aaron S. Benjaminc, Manabu T. Nakamura. Improvements in recall and food choices using a graphical method to deliver information of select nutrients. Nutrition Research, Volume 36, Issue 1, January 2016, Pages 44–56. doi: 10.1016 / j.nutres.2015.10.009

Ya sabéis que en Qualitatis Health ofrecemos, entre nuestros servicios, asesoramiento para el correcto etiquetado de alimentos e información nutricional