5 consejos para hacer la compra para tu restaurante o bar en un periquete.

27 septiembre 2017
Publicado por José Sendra Lillo
  • En el negocio de la restauración, la inversión en productos alimenticios es, con mucho, uno de los aspectos más desafiantes. Los grandes chefs, los cocineros, los gerentes y los encargados y dueños de los bares se devanan los sesos cada semana con el fin de ajustar las compras a las necesidades y a la demanda. En esta entrada del blog os damos algunos consejos para ayudar a hacer la compra de la mejor forma posible y con la frecuencia adecuada.
5 consejos para hacer la compra para tu restaurante o bar en un periquete.

La prioridad número uno, en muchos casos, es evitar el desperdicio de alimentos. Pero no nos olvidemos de dos factores clave: el precio y la calidad de los productos. De ambos capítulos va a depender el precio y el éxito de la carta de un bar o restaurante. Más tarde ya entran en juego los manipuladores de alimentos y su pericia para cocinar, atender y gestionar un local de restauración. Vamos a ver 5 sencillos consejos para mejorar la gestión de las compras:

  1. Compra calidad al mejor precio.

Esta es una de las decisiones más difíciles de tomar como gerente, ¿dónde se encuentra la mejor calidad a un precio más bajo? No está en nuestro ánimo hablar de mercados, supermercados, proveedores mayoristas u otros canales donde se pueden adquirir alimentos para un restaurante. Pero, sin duda, la decisión correcta es comprar calidad a los mejores precios. Si cualquiera de las dos se ve comprometida, tu negocio puede sufrir pérdidas.

Añadimos algo más, este podría ser el segundo de los consejos, pero lo englobamos en el punto número 1: Si optas por sólo por calidad o sólo por precio no descuides la otra. Evidentemente, nadie tiene la respuesta correcta para el punto número 1 de esta entrada. Si la tuviera estaría ahora mismo nadando en la abundancia. Hay quien busca calidad por encima de todo, se dirige a un público más selecto y con mayor poder adquisitivo, y hay quien busca mantener una política de precios atractivos para todos los bolsillos. Para ambos, un consejo: buscad el equilibrio. 

  1. Compra lo que necesites, pero no más.

Este punto es una obviedad. Sin embargo, es importante y merece ser enfatizado. Hay varias razones por las que no debes mantener los productos alimenticios y la materia prima en grandes cantidades. Como puedes suponer, hay un mayor riesgo de deterioro.

Si te pasas comprando, puede que tengas que vender el producto con un descuento o se perderá. Lo más probable, además, es dejar otros productos más frescos descuidados si tienes un exceso. Esto puede generar una rotación incorrecta de productos y, por tanto, un desperdicio mayor de otros alimentos.

5 consejos para hacer la compra para tu restaurante o bar en un periquete.
  1. Antes de lanzarte a la experimentación realiza una investigación adecuada.

A veces, la innovación es peligrosa. Te puedes ver en la tentación de comprar nuevos productos alimenticios para experimentar con tus clientes. Sin embargo, sin una investigación de mercado adecuada o algo más sencillo como una encuesta entre tus clientes más acérrimos, puede ser que tomes el riesgo de introducir algo abruptamente en tu menú. Por lo tanto, no compres productos sólo porque te atraen o porque quieres un cambio sin la aprobación de tus clientes. 

  1. Organiza la lista de la compra.

Haz una lista elaborada y estudiada antes de realizar tu pedido a tu proveedor habitual y asegúrate de obtener una confirmación del pedido. Así también podrás verificar que todos los productos son entregados a tiempo. Como ves, en este punto la formación del personal manipulador de alimentos es fundamental: No aceptes entregas tardías, revisa la mercancía cuando la recepciones y vigila los alimentos que puedan estar dañados. Verifica los precios de los productos con los precios que has pagado. Habla con tu proveedor en caso de confusión. 

  1. Pesa los alimentos frescos.

Compre una báscula de servicio de alimentos para verificar que la cantidad entregada sea igual a la cantidad que ha pedido. Mientras que la mayoría de los vendedores son honestos, los errores pueden ocurrir. Es responsabilidad de ellos ser consciente de lo que se ordena, lo que se ha entregado y en qué momento, al igual que el precio. Para hacer las entregas de alimentos de forma adecuada, te aconsejamos que designes a alguien de tu equipo como principal responsable del cuidado de las entregas para que ningún producto se deje sin control.

Como has podido comprobar, con sólo unos pocos cambios puedes asegurar que las pérdidas se reduzcan al mínimo. Procedimientos sencillos y organizados pueden ayudar a hacer las compras de alimentos en un instante. Además, tener a un profesional manipulador de alimentos bien formado en tu restaurante ayudará a la compra de alimentos seguros. Asegúrate de que los empleados estén certificados en la manipulación de alimentos. Inscríbete hoy mismo en la capacitación y certificación de manipuladores de alimentos de Qualitatis Health, visita nuestra sección cursos.